Cómo lidiar con el óxido de las plantas (hongos) en su jardín

Cuando ve algo que no se ve muy bien en sus plantas, puede ser devastador. ¿Qué diablos es ese color extraño? ¡¿Esa planta es óxido ?! ¡¿¡Qué debo hacer!?!

Es estresante darse cuenta de que algo está mal en una planta que antes estaba prístina. Tratar el problema requiere tiempo y esfuerzo y requiere un poco de conocimiento por su parte.

Entonces, ¿cómo lidias con el óxido en tus plantas? ¿Es posible restaurar con éxito las plantas a su estado original? Siga leyendo para obtener más información sobre esta enfermedad tan común.

¿Qué es el óxido?

Aquí está el trato, hay miles de especies de óxido que pueden afectar su jardín o plantas de interior. Los diferentes tipos de óxido atacan a diferentes variedades de plantas.

La roya común, sin embargo, está bien … una especie común que afecta a una amplia variedad de plantas, incluidos comestibles como frijoles y tomates. Es más probable que afecte a las plantas maduras que a las más jóvenes.

La roya es una enfermedad fúngica poco atractiva que puede frenar el crecimiento y reducir la salubridad de sus plantas, pero rara vez mata los cultivos por completo.

Sin embargo, si deja que la enfermedad siga su curso, la salud de sus plantas se deteriorará y es posible que no produzcan como se esperaba, en particular las plantas comestibles. Además de eso, si vende sus plantas en el mercado, nadie querrá comprar sus verduras de hoja verde si están cubiertas de óxido.

Por eso es mejor si aborda un brote de óxido de inmediato.

¿Cómo se propaga el óxido de las plantas?

El óxido prospera en situaciones en las que es cálido y húmedo, por lo que es una enfermedad común en climas con una temporada de jardinería cálida y húmeda. Si vive en un área que recibe mucha lluvia, es probable que el óxido sea un problema común en el jardín.

También es posible que las plantas contraigan óxido en climas cálidos y secos. Los jardines con suelo mal drenado o las plantas que se riegan en exceso con frecuencia son susceptibles a la enfermedad.

El óxido se transmite a través de esporas de hongos. Las esporas se transfieren al material vegetal mediante el viento o las salpicaduras de agua.

La enfermedad fúngica se propaga fácilmente, por lo que es tan importante abordar una infestación de óxido cuando aparece en su jardín. Otras plantas ubicadas cerca de una planta infectada contraerán inevitablemente la infección por hongos.

Signos de óxido

Los principales signos de oxidación suelen aparecer en el follaje de las plantas. El óxido común a menudo comienza como puntos elevados, a veces de color blanco. Eventualmente, las marcas cambian a un tono rojizo, ¡de ahí el nombre óxido! Las manchas pueden volverse negras en algunos casos.

Otro síntoma común que aparece en el follaje son las protuberancias elevadas. Aparecen en una variedad de colores, que incluyen marrón, amarillo o naranja. Las protuberancias suelen aparecer en la parte inferior de las hojas infectadas.

En casos severos de óxido, las hojas se arrugan, se marchitan y caen al suelo.

¿Qué plantas son vulnerables a la oxidación?

Todo tipo de plantas son vulnerables a esta enfermedad fúngica. Hay tantas especies de óxido que es prácticamente imposible enumerar todas las plantas que son susceptibles a la enfermedad. De hecho, incluso es posible que el óxido infecte su césped.

Es una aflicción de jardín extremadamente común. Lo más probable es que haya lidiado con esta enfermedad, incluso sin saberlo.

Las plantas que son particularmente susceptibles a la oxidación incluyen:

  • Rosas
  • Malvarrosas
  • Dragones
  • Azucenas
  • Frijoles
  • Tomates
  • Maíz
  • Pastos

Es probable que las plantas infectadas con óxido no mueran, pero su salud se deteriorará y parecerán mucho menos saludables que otras plantas de su jardín.

Las plantas gravemente infectadas pueden perder hojas. También pueden crecer mucho más lento que las plantas comparativamente saludables en su jardín.

Cómo prevenir el óxido

Aquí hay un desglose de todas las estrategias que puede utilizar para evitar que el óxido se convierta en un problema en su jardín.

Compre variedades resistentes a la oxidación

Cuando examine catálogos de semillas o recoja nuevas plántulas en su vivero local, seleccione variedades resistentes a enfermedades siempre que sea posible.

Limpia tu jardín

Evite dejar escombros en su jardín, especialmente si vive en un clima húmedo con mucha lluvia. Salpicaduras de agua transfieren fácilmente las esporas de enfermedades al follaje.

Para disminuir la posibilidad de que las esporas entren en sus plantas, mantenga limpia el área debajo de sus plantas. Use mantillo para proteger sus plantas de las esporas de óxido que viven en la capa superior del suelo.

Pode apropiadamente

Pode con cuidado las plantas tupidas para garantizar una circulación de aire adecuada. Evite plantar cosas demasiado juntas también. El deshierbe regular también ayuda a mejorar la circulación del aire y reduce la posibilidad de propagación de enfermedades.

Riegue las plantas con cuidado

No use métodos de riego por encima de la cabeza (boquilla de manguera rociadora o aspersores, por ejemplo). En su lugar, use riego por goteo para evitar que el follaje se salpique con agua. Trate de no regar demasiado.

Lo sé, regar es un acto de equilibrio difícil. Pero regar demasiado fomenta un ambiente húmedo, y las esporas del hongo óxido aman la humedad. Si el riego por encima de la cabeza es inevitable, riegue sus plantas temprano en el día para que las hojas tengan tiempo suficiente para secarse y no permanezcan húmedas durante la noche.

Plantar en áreas con drenaje adecuado

Al elegir un lugar para su jardín, evite las áreas anegadas donde el agua se acumula después de un día lluvioso.

Fertilice apropiadamente

Evite exagerar con fertilizantes con alto contenido de nitrógeno, que pueden producir follaje susceptible. También es probable que un desequilibrio de nutrientes cause problemas de salud del suelo que pueden exacerbar las enfermedades.

Utilice fungicidas

Aplicar fungicidas de cobre . Si ha tratado con frecuencia el óxido en el pasado y desea implementar una estrategia activa para prevenir infecciones en plantas vulnerables, use productos como aerosoles de cobre.

También puede usar aerosoles de cobre para tratar infecciones menores por óxido. Deben volver a aplicarse cada semana para que sean eficaces. Otros productos antifúngicos disponibles comercialmente también son una opción. La mayoría son seguros para usar alrededor de plantas comestibles, pero siempre lea atentamente las etiquetas para estar seguro.

Use buena higiene

Implementar buenas prácticas de higiene en el jardín. El óxido también se propaga mediante el uso de herramientas de jardín sucias. Limpie sus palas, palas e implementos de deshierbe con regularidad para evitar la propagación de óxido por su jardín. ¿La forma más sencilla de desinfectar herramientas? Use una mezcla de lejía diluida.

Cómo tratar el óxido

Si su planta está infectada con óxido, su primera acción debe ser eliminar el material vegetal enfermo. Quite las hojas afectadas y tírelas a la basura. No los use para abono, esparcirá el óxido donde sea que use su abono.

Si eliminar el material vegetal infectado no resuelve el problema y el daño por óxido continúa apareciendo en sus plantas, los tratamientos comerciales contra hongos son su siguiente mejor opción. Intente aplicar fungicidas de cobre o polvo de azufre a las hojas afectadas. Lea siempre el empaque detenidamente para asegurarse de que lo está usando de manera segura.

Los fungicidas que contienen azufre o cobre combaten la oxidación alterando el pH del ambiente circundante (en el caso de la herrumbre, el pH del follaje). El hongo ya no puede sobrevivir cuando el equilibrio del pH está fuera de control.

Cuando use fungicidas, rocíe el follaje afectado tan pronto como detecte signos de óxido. Repita la aplicación cada semana aproximadamente. Aplique este tipo de aerosoles temprano en la mañana o en la noche para evitar que se quemen las hojas.

El óxido no tendrá oportunidad

Si bien puede ser extraordinariamente común, la roya de las plantas siempre es una sorpresa desagradable. Eso no significa que no se pueda tratar. La prevención es lo mejor, pero las técnicas adecuadas pueden ayudarlo a eliminar la enfermedad.

¿Alguna vez ha tratado con el óxido en su jardín? ¿Qué plantas se vieron afectadas? ¿Cómo trataste el hongo común? Háznoslo saber en los comentarios.

Deja un comentario